En el anterior post os hablamos sobre la conservación preventiva para cuadros sobre lienzo. En este caso, nos vamos a referir a los soportes hechos con madera.

La madera es un material muy higroscópico, que absorbe o desprende humedad según el medio ambiente en que se halla. La variación en esta cantidad de agua lleva consigo la variación de peso y volumen de la madera, con sucesivos movimientos de dilatación y contracción. La contracción no se manifiesta de la misma forma en los diferentes sentidos de la madera: es máxima en sentido tangencial respecto a los anillos de crecimiento, más reducida en dirección radial y ligera en sentido longitudinal. También depende de la densidad de la madera; una madera más densa, que contenga más sustancia leñosa a igual volumen, se contraerá y  dilatará más que una madera ligera.

alabeo pintura tabla

Los fenómenos de dilatación-contracción en una tabla pintada tienen características particulares, ya que la capa pictórica, preparación y barniz actúan como barrera de la humedad. Ésta se reparte asimétricamente en el espesor de la tabla y, como consecuencia, se producen diferencias de contracción entre los lados, siendo una de las causas de la curvatura característica de las tablas.

Además de las curvaturas, aparecen como resultado de este movimiento grietas en el sentido de las fibras y separación de los paneles.

conservacion pintura tabla

 

Cuando existen montajes a contrahilo (engatillados, embarrotados), la madera está sujeta por un elemento fijo en el revés que le impide su movimiento natural. Éste tiende a bloquear la madera en los dos sentidos y hace que las tensiones se desvíen a los puntos más débiles de la madera, provocando grietas y roturas. Los puntos débiles a los que nos referimos podrían ser agujeros de clavos, vetas debilitadas, uniones de paneles, etc.

Los componentes de la preparación y capa pictórica también son materiales higroscópicos (yeso, colas animales, engrudo), y la HR también influye en ellos. Su flexibilidad original se va perdiendo con el tiempo y pierden su capacidad de adaptarse a los movimientos del soporte, por lo que aparecen craquelados, ampollas, desprendimientos y pérdidas.

 

Un buen remedio casero para evitar la sequedad en el ambiente es colocar recipientes con agua para humidificar el ambiente.

TEMPERATURA y HUMEDAD RELATIVA

La temperatura juega un papel secundario con respecto a los daños provocados por la HR, sólo afecta en cuanto se puede hacer variar ésta: si sube la temperatura, baja la humedad relativa y al revés. Por sí sola, acelera los daños derivados de las reacciones químicas, o puede producir variaciones dimensionales, con cambios bruscos de temperatura (por ejemplo, pasar de 5 Cº a 35 Cº rápidamente). Puede ser problemático por ejemplo, una exposición prolongada a lámparas incandescentes que provocan un aumento de la temperatura en la superficie de la pintura.

craquelado pintura tabla
insectos xilofagos restauracion

ATAQUE DE INSECTOS

También es importante comprobar que la obra no sufra un ataque activo de insectos xilófagos, pues puede suponer la extensión de este ataque a otras obras con las que va a exponerse o guardarse. La comprobación no es fácil; es recomendable acudir a un especialista para que realice el examen y recomiende un tratamiento. Ante el menor indicio de la existencia de ataque, como son los depósitos de serrín, conviene aislar la obra. Existen también productos preventivos contra los insectos xilófagos que conviene aplicar en ciertos casos. Lo mismo ocurre ante la existencia de hongos.

 

 

Un tratamiento insecticida utilizado hoy día muy eficaz es la aplicación de gases inertes, argón o nitrógeno. Este sistema que tiene muchas ventajas por su bajo coste y por no ser tóxico para el ser humano, y poco a poco está sustituyendo a los tradicionales, menos efectivos y mucho más peligrosos.

 

Si la pintura está muy debilitada por un ataque de insectos u hongos, sería conveniente que un restaurador especialista realizase un tratamiento de consolidación para devolver solidez al soporte. Han llegado obras a nuestras manos literalmente “hechas polvo”, capaces de desintegrarse con sólo tocarlas.

elimnacion carcoma

PROTECCIÓN DEL REVERSO

La protección del reverso de los cuadros es otro de los sistemas empleados en la conservación preventiva. Existen medidas antiguas como impregnar el reverso con un material que haga una barrera contra la humedad (cera, resinas sintéticas). Estos tratamientos, a pesar de ser efectivos, pueden afectar la apariencia e integridad de la pintura y pueden crear una barrera impermeable excesiva que no deja transpirar a la madera. Por esos motivos y por su irreversibilidad, hoy están en su mayoría desechados.

Otro sistema utilizado desde tiempos antiguos es la utilización de un material rígido como la madera o flexible como el doble lienzo, situado en el reverso del cuadro con un fin protector y equilibrador de los cambios climáticos. Muchas pinturas sobre lienzo de los siglos XVI y XVII se han conservado en buenas condiciones gracias a la colocación de tableros de madera en su reverso. Este mismo sistema se emplea hoy día, sustituyendo la madera por un material rígido de fácil desmontaje, químicamente estable. Son muy utilizados actualmente las planchas de fome cor (sándwich de espuma de poliestireno cubiertos de papel libre de ácido) o simples planchas de poliestireno. También se sigue empleando el doble lienzo. No debe emplearse un material impermeable al aire (cristal, plástico, metal) porque pueden crearse condensaciones de humedad, sobre todo si la pintura está cerrada por delante.

Estas medidas ofrecen, en todo caso, una buena protección contra el polvo y la suciedad, resguarda de los golpes y aminora las vibraciones, pero no constituyen la necesidad de una HR estable. Son importantes en los casos de traslados y exposiciones temporales.

Pin It on Pinterest

Share This